Whisky casero en 9 sencillos pasos

Pero no lo hagas. En serio: no lo hagas.

Compartir
Whisky Cary Grant

El maestro destilador Allen Katz, de la prestigiosa destilería NY Distilling Co., nos facilita las claves para poder hacer whisky casero. Él sabe más sobre la fabricación de este destilado y, aunque nos explica cómo sería posible, deja claro que no recomienda intentar fabricarlo en casa.

Paso 1: elige tu base

En primer lugar se necesita una base y el whisky, por definición, está basado en el maíz, el centeno, el trigo o la cebada. Incluso puede ser una mezcla de varios granos. La mejor base es el maíz porque es la que mayor cantidad de azúcar tiene y el grano más barato para comprar a granel.

Paso 2: cocina la base

Hay que cocinar el maíz a una temperatura muy alta para sacar los azúcares de los granos. Lo complejo de este proceso es elevar la temperatura a un nivel exacto. “La forma más sencilla y más fácil de hacerlo es obtener un kit casero de cerveza y usarlo como kit de destilación en las fases iniciales”, explica Allen. “Durante gran parte del proceso estás haciendo lo mismo y, con un kit de estos, puedes regularlo mejor”.

Paso 3: inicio de la fermentación

Una vez que el maíz está cocido y triturado, se agrega la levadura. “Se puede fermentar en cualquier tipo de recipiente sellado técnicamente. Lo único que hay que tener en cuenta es que no esté demasiado caliente o la levadura morirá”. El periodo de fermentación dura varios días.

Paso 4: llegar a la perfecta fermentación

Al principio su sabor pasará de más dulce a más ácido. Esta será la primera señal de que estás convirtiendo todo el azúcar del maíz en alcohol. La ausencia de azúcar significa que la levadura ha hecho su trabajo.

Paso 5: colar la mezcla

Cuela tu mezcla con un alambique. La peligrosidad de hacer whisky en casa reside en este punto. Debes estar seguro de que el alambique no tiene ninguna fuga ya que, una vez que se produce el vapor alcohólico, tiene el mismo potencial que el de un combustible.

Paso 6: dulce espera

Una vez que el líquido esté en el alambique, debes asegurarte de que llegue a los 80 grados Celsius (si compras el alambique, asegúrate de que tiene termómetro incorporado) ya que es a esa temperatura a la que se evapora el alcohol.

Paso 7: casi listo

A ese nivel de calor, el alcohol se convertirá en vapor y en un destilado refinado con la ayuda de un condensador. “Estás literalmente impactando al vapor en su forma líquida”, dice Katz. El valor que sube por el alambique se convierte en líquido que se vierte en un nuevo recipiente. Así nace el whisky.

Paso 8: el inicio del whisky

Los primeros 100 mililitros debes tirarlos porque pueden ser potencialmente peligrosos y tener un sabor bastante malo. “Tirar esta pequeña cantidad te evita potenciales peligros y salvar el sabor de tu whisky que de otra manera podría destrozarlo”, explica Katz.

Paso 9: para terminar

Si quieres que tu whisky sea 100% verdadero, lo primero que debes hacer es dejarlo envejecer en un barril. Así el alcohol absorberá las cualidades de la madera como las notas de roble o cedro.