Viva l’Italia: cómo comer pasta de forma sana

Compartir

¿Sabías que la pasta y la carne no son tan buenos aliados como creías? Aunque el plato estrella de los italianos, al menos el más extendido a nivel mundial, sea la pasta a la carbonara (huevos, guanciale, queso pecorino, sal y pimienta) no es una receta tan saludable para nuestro estómago. ¿Por qué? Las proteínas (carne) y los hidratos de carbono (pasta) son dos nutrientes dominantes cuyo exceso en nuestro estómago provoca que la digestión se lleve a cabo de forma más lenta, que parte de las proteínas desaparezcan y el almidón de los hidratos fermente en el estómago debido a las altas temperatura de nuestro interior (36°-37°). O lo que es lo mismo, un intestino lleno de gases.

Aunque una dieta equilibrada sea siempre lo más recomendable, si podemos evitar o reducir según que mezclas en favor de otras como la pasta con verduras. A la larga nuestro organismo lo agradecerá.

Para ello, la editorial Phaidon ha lanzado La Escuela de cocina italiana. Una serie de tres libros – Pizza, Pasta y Postres– que contienen 75 recetas obtenidas de la misma fuente que La Cuchara de Plata (el libro de cocina italiana más consultado en el mundo) pensadas para expertos cocinitas o personas atareadas que, debido al intenso ritmo de vida, no puede dedicarle mucho tiempo a la cocina.

Algunas más avanzadas que otras, aquí va un adelanto con varias de las recetas más saludables de Pasta. Buon appetito.

TALLARINES CON ESPÁRRAGOS (para 4 personas)

F1 pasta

Ingredientes:

  • 700 g de espárragos
  • 60 g de mantequilla (cambiar por aceite si se desea)
  • 1 cebolla picada fina
  • 1 porción de tallarines 
frescos (véase pág. 21)
  • 40 g de parmesano rallado
  • sal

Modo de preparación:

  • Ponga a hervir una olla de agua con sal. Limpie los espárragos, corte las yemas y hiérvalas de 5 a 8 minutos, o hasta que estén tiernas. Escúrralas bien.
  • Derrita dos tercios de la mantequilla en una cazuela
y rehogue la cebolla a fuego lento sin dejar que se dore. Añada las yemas de espárrago y rehóguelas a fuego lento, removiendo de vez en cuando, 5 minutos.
  • Mientras, ponga a hervir una olla de agua con sal y cueza la pasta 2 o 3 minutos, o hasta que esté al dente. Escúrrala e incorpórela a la salsa, añadiendo la mantequilla restante y el parmesano. Sírvala enseguida.

RAVIOLIS DE RICOTA CON CALABACÍN Y TOMILLO

F2 y principal

Ingredientes:

  • 40 g de mantequilla (cambiar por aceite si se desea)
  • 2 calabacines en dados
  • 1 cda. de hojas 
de tomillo picadas
  • 3 cdas. de nata espesa
  • 1 porción de raviolis 
de ricota (véase pág. 121)
  • sal

Derrita la mantequilla a fuego lento en una cazuela sin dejar que se dore y añada el calabacín. Rehóguelo unos minutos. Eche el tomillo, sale al gusto, tape la cazuela
y siga rehogándolo 4 o 5 minutos.Vierta la nata, remueva y cuézalo 2 o 3 minutos más.

Ponga a hervir una olla de agua con sal y cueza los raviolis 3 o 4 minutos, o hasta que estén al dente. Escúrralos bien e incorpórelos con cuidado a la salsa de calabacín para evitar que se rompan. Páselos a una fuente y sírvalos.