Qué ver, qué comer y dónde dormir en León

Para conocer una ciudad como León, Capital Española de la Gastronomía en 2018, no se necesitan muchos días, pero si quieres probar las tapas de cada uno de los bares que hay en el Barrio Húmedo necesitarás más de 24 horas.

Compartir

1. Qué ver, qué comer y dónde dormir en León

Sobre todo si hay que reponerse de la resaca.

10:00-Mercado

Empezar el día en una ciudad como León implica descubrir su mercado. Allí la mañana sucede entre puestos de fruta, verdura, quesos y pequeñas caravanas donde reinan la cecina, la morcilla y el chorizo. Mira y prueba y no te olvides de llevarte a casa una buena ración de cada embutido acompañadado por un pan de pueblo. No hay nada como una cena a base pan con aceite y productos típicos.

2. Qué ver, qué comer y dónde dormir en León

12:30- Barrio Húmedo

Tras una mañana de compras el hambre comienza a dar señales de vida así que una forma de calmar esos sonoros ruidos que provienen de tu estómago es dándole chicha. Y nada mejor que la zona de tapas más famosa para hacerlo. Una vez te encuentres en ella hay varios bares en los que hacer parada obligatoria. En primer lugar destacamos La Bicha, famosa por la morcilla que te sirven al pedir tu consumición (sí, la tapas suelen ser gratis); El Flechazo, ES uno de los mejores lugares donde probar unas patatas picantonas acompañado de un tinto Prieto Picudo. La Competencia es otro de los bares que destacamos y al que muchísimas gente acude a saborear sus pizzas. Están realmente ricas. Y para unas originales croquetas, déjate caer por El Rebote, tienen desde cocido, jamón y morcilla.

3. Qué ver, qué comer y dónde dormir en León

15.00- Casa Mando

Es uno de los clásicos de la cocina leonesa así que procura controlar las tapas que te metes al cuerpo porque es probable que salgas rodando. Se tata del antiguo mesón del hotel Conde Luna que hace unos pocos meses fue renovado manteniendo, eso sí, algunos elementos originales de la casa.

Casa Mando ofrece los mejores productos de las tierras de León así como El Bierzo por eso no faltan clásicos como la cecina de vaca o la morcilla con patatas paja. Para el verano, la carta ha dado un giro con propuestas más fresquitas pero igualmente sabrosas como los puerros con salpicón o las verdinas con langostinos y berberechos. Ahora bien, las albóndigas de carrillera con puré de patata trufado son 100% recomendables, al igual que su solomillo asado a la pimienta en grano.

En cuanto a los postres, son varias las opciones que ofrecen pero solo os diremos uno, ese con el que soñaréis el resto del día: las fresas gratinadas.

4. Qué ver, qué comer y dónde dormir en León

16.00- Bodegas Pardevalles 

Conocer el origen, la tierra y la historia de aquello que nos llevamos a la boca es importante por ello no dudamos en visitar una de las bodegas que mayor esfuerzo y trabajo ha llevado a cabo para impulsar la D.O Tierra de León. Es una de las pocas que apuesta por el desarrollo de dos variedades de uvas autóctonas, Prieto Picudo y Albarín Blanco.

5. Qué ver, qué comer y dónde dormir en León

21:00- LAV 

Si quieres vivir una experiencia casi mágica en el centro de la ciudad reserva mesa en este espacio gastronómico y déjate seducir por la imaginación, el placer y la creatividad. Creado por VAMUCA, el restaurante ofrece un menú degustación (35 €) diseñado en 11 pasos donde el comensal participa en el juego eligiendo 7 de los platos. El juego comienza con una tapa y un showcooking sorpresa en el bar y la barra de la cocina acompañado de la copa o cóctel elegido. Posteriormente el comensal elige su propio menú degustación en función de los productos de temporada. Todo ello maridado con vinos de una bodega con más de 120 referencias que te sorprenderán con cada plato. Si quieres vivir una velada de lo más exquisita, este es el lugar.

6. Qué ver, qué comer y dónde dormir en León

23:30- Hotel Conde Luna 

La historia de este hotel situado en pleno corazón de León comienza en 1964. Un lugar ideal para disfrutar en pareja de una escapada de fin de semana o conocer, gracias a los restaurantes anexos -nIMÚ y Casa Mando-, la buena gastronomía de la ciudad. Con capacidad para 300 personas, este hotel guarda en su entrada la decoración de sus inicios mientras que las habitaciones han sido renovadas con una estética mucho más detallista y moderna gracias a sus acabados como es el caso de los espejos, las lamparas en forma de troncos de madera o el mobiliario. Aprovecha para subir a la terraza, desde allí podrás contemplar lo bonita que es la ciudad.