Salir de ‘tardeo’ es la práctica de moda

Ficha este nuevo concepto que ya existía solo que, aún, no le habías puesto nombre. Te contamos en qué consiste.

Compartir

¿Cuántas veces al salir de noche fuera de España y ver a las horas tan tempranas a las que se recogen no hemos dicho «¡Qué bien! Así se aprovecha al día siguiente? Pues bien, la práctica del tardeo se basa en adelantar la hora de salir, es decir, esas tradicionales cañas de toda la vida que se alargan o la sobremesa que se nos va de las manos.

Es que, en España, a diferencia del resto de países de Europa, tenemos la costumbre de quedar a cenar o  tomarnos algo muy tarde. Por eso, esta nueva experiencia tiene como principal ventaja que no es necesario trasnochar. Cuanto antes sales, antes te recoges (en teoría). Quizás el término ‘tardeo’ ya estaba en tu vocabulario pero, en cualquier caso, es la práctica de moda que no puede faltar en tu agenda social. Te recomendamos algunos locales para practicar esta tendencia y sobre todo, disfrutarla.

Barcelona

Puedes empezar el día comiendo aquí con sus idílicas vistas frente al mar y, después, pasar a pedir uno de sus maravilloso cócteles. Siéntate o baila para disfrutarlo al ritmo de hits de los 80 y 90.

En las terrazas de hoteles emblemáticos de Barcelona el plan de tardeo está en pleno auge. Prueba a pasarte por las fiesta Paradise que organizan los domingos en la terraza de Catwalk, con espectaculares vistas al Mediterráneo copa en mano. Otra opción es la terraza de Vincci Mae o  el hotel Melia Sky y sus fiesta del sábado tarde, en la última planta del edificio.

 

Zaragoza

En esta ciudad han creado su propio fenómeno de ‘tardeo’ todas las tardes de sábados, de septiembre a junio, para promover la cultura musical en un horario de tarde han creado una ruta de bares en el casco histórico de Zaragoza donde puedes disfrutar cada de sesiones de dj’s con buen ambiente, buena música y buenas copas. Locales como que invitan a disfrutar de la tarde con los amigos como Mantis (calle Mayor, 14), Dolche (calle San Jorge, 7) o Chilimango (calle Sta.Cruz), entre otros. Durante lo meses de verano aunque no existe este iniciativa los locales siguen teniendo muy buen ambiente.

View this post on Instagram

el primero 📸 @canelitaestudio

A post shared by Erin Memento (@erinmemento) on

 

Valencia

Marina Beach Club o Fábrica del Hielo son nuestras opciones favoritas. El primero, situado al comienzo de la playa de la Malvarrosa puede decirse que es una de las grandes referencias del ‘tardeo’, sus instalaciones están preparadas para cualquier plan: comida, copas, y pista de baile para darlo todo a ritmo del dj y todas las zonas con una decoración exquisita. El segundo es como su nombre indica, una antigua fábrica de hielo. Está en la playa y tiene un estilo más alternativo, música en directo e incluso algunas tardes se hacen talleres. En cualquier caso, te encantarán sus sobremesas.

 

 

Madrid

Si, duda, el Florida Retiro es un local con mucha historia. Esta sala de fiestas fue el mítico sitio donde se produjo la anécdota de Lola Flores y su parón musical porque había perdido su pendiente. Florida Retiro dispone de numerosos ambientes: restaurante, sala de tapeo, terraza y discoteca pero es que además,cuenta con una terraza trasera llamada los kioskos, donde la gente se reúne los domingos para tomar cañas y para bailar flamenco. Podrías entrar un día a las 13: 00 horas y no salir hasta las 06:00 y pasar por distintos estilos y ambientes sin aburrirte. 

View this post on Instagram

En verano más que nunca…

A post shared by Florida Retiro (@floridaretirooficial) on

Si existe una azotea referente en La Latina, esa es El Viajero en la Plaza de la Cebada. No importa el día ni la hora que vayas, allí siempre encontrarás un lugar para pasarlo bien. En la terraza de la planta superior sus vistas y atardeceres son increíbles.

 

Alicante

Aquí el planazo de salir de tarde, comienza incluso antes, en el Mercado Central y según avanzan las horas la gente se va desplazando hacia la calle Castaños, con miles de bares y terrazas para comer o seguir de cañas y vinos. Según cae la noche, en esas mismas terrazas comienzan a servirse copas y el ambiente es máximo.