Sopa de espinacas y acederas

Compartir

Aprovechando la repentina baja de temperaturas, hemos decidido que no hay nada mejor para calentar el cuerpo que una buen plato de cuchara, así que nos hemos tirado en plancha a esta sopa a base de verduras y hortalizas que, además de calentar, nos ayudarán a depurar un poco el organismo.

Ingredientes:

  • 600 g de patatas para sopa
  • 250 g de espinacas frescas
  • 1 manojo de acederas
  • 1 cebolla grande
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cubito de caldo de ave (bio)
  • Parmesano en bloque
  • 1 cucharada sopera de aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta recién molida

Modo de preparación:

Pelar las patatas y cortarlas en trozos pequeños. Lavar abundantemente con agua las espinacas y la acederas, quitar los tallos y trocear las hojas en partes grandes. Pelar y cortar la cebolla en rodajas y los dientes de ajo en láminas.

Freír el ajo y la cebolla en una olla con un poco de aceite de oliva sin dejar que se doren. Añadir las espinacas y las acederas y hacer cocer durante unos minutos. Añadir las patatas y cubrir con agua. Diluir el cubito de caldo en una taza de agua caliente, añadir a la olla, salar, llevar a ebullición y cocer a fuego medio durante 20 minutos. Al final de la cocción, las patatas deben estar cocidas pero no deshacerse.

Según el gusto, se puede reservar una parte del caldo para servir una sopa más densa; en este caso, el caldo sobrante se puede congelar y utilizar después para otra sopa, un risotto, etc.

Antes de servir, moler pimienta, añadir un chorrito de aceite de oliva y espolvorear con parmesano en virutas.

Nota:

Las acederas se pueden sustituir por un manojo de berros. Al no tener la acidez de la acederas, el sabor de la sopa será más dulce.

©DavidJapy