No deja de ser un refrán, pero esta vez cruzamos las fronteras de nuestro país para viajar hasta Panamá, recoger uno de sus refranes más populares y traérnoslo a nuestra mesa.

¿Qué quieren decir nuestros vecinos panameños cuando sentencian El que madruga come pechuga?

Si visualizamos un pollo y recordamos cuál es su parte más sabrosa, por la que todos nos pelearíamos, es, sin duda, la pechuga. Resaca en paladar, pero la que más chicha tiene si nuestro objetivo es levantarnos satisfechos de la mesa, así que la respuesta es fácil: el que antes esté en la mesa tendrá la opción de escoger la mejor parte del pollo que es la pechuga.

También podemos extrapolarlo y aplicar este dicho popular a la vida cotidiana, no necesariamente a la comida. Y qué duda cabe que el que más rápido sea en sus quehaceres diarios, antes terminará y nunca se llevará las sobras.

¿Por ejemplo? Sólo con madrugar un poco, puedes ser el primero en llevarte los mejores productos frescos del mercado.