Tarta de verduras baja en calorías

Descubre cómo elaborar una quiche de espinacas y queso en su versión más ligera, sin la nata de la receta original. Te lo advertimos, ¡está deliciosa!

Compartir

Tras el verano, comienzan los «¡Madre mía!» o los míticos «Mañana me pongo a dieta«. Sí, el calor, el descanso y las vacaciones hacen que nos demos algún que otro caprichito y, claro, eso pasa factura.

Como suponemos que la otra cuesta de septiembre, la dietética, también se hace bastante pesada. Aquí te dejamos una receta de una quiche de espinacas y queso para que puedas disfrutar de todo el sabor, sin necesidad de contar demasiadas calorias:

Ingredientes:

  • 5 Huevos
  • 1 Cebolla
  • Queso fresco de cabra
  • 100 g. Guisantes
  • 100g. de espinacas
  • Eneldo
  • Sal y pimienta
  • Aceite

¿Cómo se prepara?

  1. Mientras el horno se precalienta, utiliza la bandeja del mismo o un recipiente con forma similar y recúbrelo de papel vegetal.
  2. Bate los huevos y añade el queso de cabra desmigado, las espinacas, los guisantes y el eneldo.
  3. Pon una sartén al fuego con un poco de aceite e incorpora la cebolla previamente cortada en pequeño trocitos. Aliña con sal y pimienta y deja que la cebolla repose a fuego lento hasta que se torne transparente.
  4. Cuando esté lista, vierte toda la preparación en la bandeja del horno que habíamos preparado y hornea la quiche hasta que tome altura, cuando haya cogido grosor, estará lista. Puedes comerla tanto caliente como fría.