El embutido más humilde es todo un lujo para el paladar

Tras infinidad de años siendo una desconocida fuera de Extremadura, este manjar con extra de pimentón poco a poco gana terreno en el resto de España y del mundo. Descubre todas las opciones de la patatera.

Compartir

La mayoría de los tesoros extremeños se encuentran escondidos para el resto de España, cosa que en parte no es de extrañar ya que, el pésimo sistema y las vías de comunicaciones en esta comunidada autónoma lo dificultan.

Una de las pocas opciones de transporte, para los que no disponen de coche es el tren. Con unas vías tan ‘vintage’ que pertenecen al siglo XVIII y, con estos años a sus espaldas, es de comprender que la locomotora necesite mínimo cinco horas para llegar desde la capital de España a Cáceres (en coche la duración no llega a las tres). Si vas a Badajoz, la ciudad vecina, son casi siete y, claro, siempre que demos por hecho que no ocurrirá ningún altercado (lo menos probable). Es decir, que el tren se retrase, se quede tirado en mitad del campo o, incluso, que descarrile… En fin, todo un chute de adrenalina para los viajeros y una experiencia que suele merecer la pena cuando descubres las joyas gastronómicas que esconde Extremadura, como la patatera. Quien la prueba se enamora, y por eso su fama cada vez es mayor.

La patatera es un producto típico de la provincia de Cáceres y muy conocido también en algunas zonas de Andalucía y Castilla y León. Los ingredientes de este embutido son la grasa del cerdo ibérico, fécula de patata, Pimentón de la Vera dulce o picante, ajo y sal. Esto le otorga a la patatera un parecido similar al del chorizo, además, su presentación también suele ser en forma de herradura.

Su textura es perfecta para consumir en rodajas o untada en pan por lo que es un recurso estupendo para los aperitivos o entrantes. Su sabor es de otro planeta y, si guarda esa fama de humilde, es porque nació en la época de más hambre y se ideó con el objetivo de llenar el estómago. Al mezclar su carne con patata, la composición resultaba mucho más saciante y barata (aunque tambíen deliciosa) que otras similares.

La versatilidad de la patatera es tan inmensa que la cocina moderna dispara su imaginación dando lugar a múltiples emplatados. Este embutido marida igual de bien con algo extremadamente salado, como un queso de torta, como si decides lo contrario y la endulzas con miel. Es fetén. Os dejamos algunas ídeas para que probéis este manjar en alguna de tus versiones más ‘gourmet’.

  • Arroz de patatera

  • Patatas fritas, huevos de oca y patatera

  • Patatera, repollo y almarauje

  • Crema de patatera con galletas de miel

  • Crocante de Patatera y miel

  • Tortilla de patatas y patatera

Simple bocadillo de patatera picante con un poco de torta del casar resulta un
bocado estrella.