Un esmalte de uñas (comestible) con sabor a pollo frito

Compartir

El último grito de Kentucky Fried Chicken no es un nuevo maridaje para el pollo rebozado, no. Ni una oferta escandalosamente atractiva que nos obligue a no poder parar de comer. La última novedad de esta cadena de restaurantes de comida rápida es un esmalte de uñas comestible con sabor a pollo frito, para que sigas chupándote los dedos.

Pero no un pollo frito cualquiera; tus uñas podrán saber a dos de los platos más demandados y consumidos, como el pollo frito hot & spicy el de sabor original.

F1kfc

 

Para ello, KFC Hong Kong ha trabajado con Ogilvy y Mather y, junto a los expertos tecnológicos de McComirck, la empresa encargada de las especias que dan sabor al pollo frito y que a día de hoy siguen siendo un secreto, para elaborar una gama de esmaltes de uñas con un sabor muy apetecible.

El director creativo de Ogilvy y Mather, John Koay, ha sentenciado que el objetivo de estos esmaltes es no distinguir la diferencia entre un esmalte y el auténtico sabor del pollo frito que nos queda en los dedos después de comer KFC, ya que sólo se necesitarán 20 segundos para dejarlo secar y todo un día de disfrute por delante.

¿Llegará esta campaña al resto de países o se quedará sólo en Hong Kong?