Enciende el lavavajillas para… ¡cocinar!

Sí, lo que lees. No nos hemos vuelto locos y además, te traemos la prueba.

Compartir

Cada vez que se menciona la práctica de cocinar en el lavavajillas a personas que lo desconocen sucede lo mismo: asombro, incredulidad y una pizca de humor. Después, se informan de cómo funciona y todo comienza a tener su lógica. Y es que, desde que la italiana Lisa Casali, una influencer y experta culinaria publicara su libro ‘Cocinar con el lavavajillas’, poco a poco ha ganando adeptos esta fórmula y ha ido creciendo el recetario.

Pero ¿en qué consiste? Se trata de ahorrar tiempo y luz. Es decir, mientras tiene lugar el ciclo de lavado del lavavajillas, aprovechamos e introducimos los productos que se quieren cocinar y, aquí viene la observación más importante, ¿cómo hay que hacerlo? Pues en botes de cristal cerrados herméticamente. Es primordial asegurarse que los frascos quedan totalmente aislados para que no se contaminen lo alimentos con el detergente o el agua del lavado. Para este tipo de cocina, los recipientes más adecuados son los tarros que cierren herméticamente (los de las conservas con tapa de rosca son muy apropiados) o bolsas de envasado al vacío para cocción. Cuando la máquina del lavavajilla termina su programa de lavado, se sacan los botes y… ¡comida preparada! 

El recetario de comidas que pueden elaborarse con esta técnica es infinito: pastas, verduras, carnes, pescados o postres. Además, los defensores de esta forma de cocinar insisten en que al cocinarse de forma a temperatura homogénea y sin prisas obtenemos un preparado más sabroso.

Si aún no das crédito a todo esto, aquí te dejamos un vídeo explicativo de cómo elaborar en el LAVAVAJILLAS:  ‘Atún con salsa de naranja del canal de Youtube: ‘Cocina Para Todos’.