ASPHYXIA, el proyecto con el que nos estamos asfixiando

La exposición que alerta del problema del plástico a través de las artes visuales llega a Valencia.

Compartir

“Al contaminar nos estamos asfixiando a nosotros mismos”. Este es uno de los manifiestos del proyecto ASPHYXIA, detrás del cual se encuentra la estilista Yasmina Benabdelkrim  y el fotógrafo Arcin Sagdic.

El propósito de ambos y su obra es generar una conciencia ciudadana sobre el efecto que el plástico produce en los seres vivos y los cambios que estamos provocando en la Tierra y, para ello, han creado una exposición itinerante, que tiene como primera parada La Marina de Valencia, el antiguo puerto de la ciudad, convertido en un espacio público.

Esta muestra pretende reflejar a través de diferentes disciplinas de gran impacto visual como la performance, escultura, pintura y fotografía, las negativas consecuencias que sufre la Tierra debido a nuestros actos contaminantes, la falta de conciencia y el egoísmo.

Con su obra pretenden, entre otras asuntos, que se cuestione el rol del plástico en la civilización moderna y llegar a la sensibilidad del público que, como indica Arcin Sagdic, “Habitualmente, la sociedad se aleja de estos temas medioambientales y da prioridad a otros problemas, pensando desde la individualidad y no como comunidad”.

ASPHYXIA permanecerá en Valencia del 7 al 10 de noviembre. Su inauguración será a las 18.00h con una performance que tendrá lugar a las 21.00h y que solo podrás volver a ver en la fiesta de clausura el día 10 a las 19.00h.

Los plásticos que han usado para esta representación visual han sido recolectados de diferentes lugares del mundo. Espacios como el rastro de Madrid, otros provienen de la panadería de un supermercado Consum, los hay de México, Berlín y Lanzarote; o, incluso, de una tienda del barrio de Sentier de París.

Además, algunos de estos plásticos se han transformado en bolsos, que se utilizarán como parte de una iniciativa del crowdfunding que Yasmina y Arcin han lanzado y que han sido confeccionados por un equipo de ganchilleras. «Estos bolsos conllevan un cambio de consumo en quien los posea: se han confeccionado a través del reciclaje, la reutilización y la transformación en algo nuevo», añade la artista Yasmina.