Productos radicales: o los amas o los odias

Hay alimentos o bebidas por las que España se divide. O despiertan pasiones o nos generan una sensación similar a la arcada. No existe consenso. Como si de un derbi de papilas gustativas se tratase, cuéntanos, ¿a qué equipo gastro perteneces tú?

Compartir

Aquí va nuestra lista de algunos de los platos (y bebidas) que más controversia desatan en nuestro país. Hay quienes los adoran y quienes lo detestan, ahora solo tienes que decidir en qué grupo estás tú:

Caracoles

En España, lo de comer caracoles, divide. Lo que para algunos es un manjar, para otros es pura pesadilla culinaria. Aunque, por el gran consumo de este animal en nuestro país, podría decirse que hay un bando ganador. Sobre todo en Cataluña, donde más tradición tiene este plato. 

 

Agua con gas

Históricamente, esta bebida era elaborada por los farmacéuticos pero pronto comenzó a crecer su éxito y comenzó a comercializarse en los bares, sobre todo, como mezcla para otras bebidas. En españa, el consumo del agua con gas se ha disparado en los últimos años como una fórmula saludable de sustituir al refresco. Sin embargo, con este líquido no hay medias tintas: o te encanta o te horroriza.  

 

Ancas de rana

Lo de comer ancas de rana se remonta incluso antes del siglo I A.C. por lo que es un plato que ha causado furor durante muchos, muchos años. Lo sigue haciendo para algunos porque, a otros, la idea de comerse una rana no les seduce en absoluto (por mucho que los intenten convencer con eso de “que saben a pollo”). 

 

Orejas de cerdo

En un país como España, conocido mundialmente por sus tapas, las orejas son una ración muy típica en los bares. Aunque a muchos se le indigesta la bebida cuando ve que viene acompañada de unas ‘orejitas a la plancha’. 

 

Bitter Kas

Los años 60 vieron nacer el Bitter Kas, esa bebida amarga con un tono rojizo y sin alcohol que tenía y tiene dividido al país. No hay términos medios ni indiferencia, o te gusta o no. Fin. 

 

Callos

Los callos han estado y están presentes en los recetarios de todo España. Aunque los más conocidos son los “callos a la madrileña”, son tan parte de nuestra historia que existe hasta un escrito titulado “La vuelta a España en ochenta callos”. Esta elaboración con tripas de vaca guisada causar furor y repelús a partes iguales, por plato histórico que sea. 

 

Ostras

Las ostras son sinónimo de alimento afrodisíaco y lujo, hasta guardan la misma forma que una perla en un cofre. Pero, incluso, con tanta sofisticación, a priori, hay quienes no pueden con este molusco de gusto viscoso.