Vuelta al pueblo

Coches, ruido, prisas, estrés… Madrid puede parecer que nada tiene que ver con la vida del campo, y es así, no nos vamos a engañar. Por suerte en la capital, muchas personas echan de menos la vida rural y gracias a las comunicaciones y los recursos que disponemos ahora es posible cerrar los ojos y pensar que estamos de nuevo en el pueblo. Así que sumérgete y créete que en Madrid todo es posible, incluso sentir que vuelves a casa de la abuela.

 

  1. El Huerto de Lucas

Mesas de madera que se tambalean como si estuvieras en el campo, cojines que jurarías que ha cosido tu abuela, botellas de vidrio transparentes rellenadas de agua filtrada, una luz natural que rebota en las paredes blancas del local…. y verde, mucho verde. Esto es El Huerto de Lucas (calle San Lucas 13), un colmado – restaurante que invita a relajarte haciéndote creer que no estás en la capital. Siempre con la filosofía de acercar el producto ecológico y la cocina orgánica y sostenible al público. Para la nueva temporada han querido ir más allá de vender en sus puestos frutas, verduras, carnes, pescados… Ahora también se pueden encontrar mermeladas, lácteos, chocolates, panes, conservas, bebidas… Además, si quieres colaborar en el proceso de reciclaje de envases, puedes llevar los tuyos desde casa y te los rellenan de las legumbres o cereales que quieras comprar.

La cantina también estrena carta incluyendo platos como el steak tartar de ternera ecológica, el taco de pollo al curry o la pita de pulled pork con salsa de yogur. Todos platos sencillos pero los sabores auténticos que te da el buen producto. Un proyecto que levantó Pilar Muñoz-Calero en colaboración con su sobrino Javier Muñoz Calero

Ticket medio: 25 euros. Menú diario a 14 euros.

Barrio / Zona: Chueca

 

  1. La Vaca y La Huerta

Fernando y Ángel lo tuvieron claro: había que darle una vuelta a su restaurante LeCafé tras 10 años abiertos. Ahí surgió La Vaca y la Huerta (calle Recoletos 13), un concepto completamente renovado en el que prima la calidad de la carne de vaca rubia gallega (de entre 45 a 60 días de maduración) y el mejor producto de la huerta. Su carta cambia cada ciertos meses, incluyendo y quitando platos en función de la temporada de las frutas y verduras: alcachofas en flor con aceite de arbequina, ensalada de burratina y pamplinas o parrillada de verduras de la estación. La carne de vaca también puede probarse en las mollejas salteadas al brandy, en el carpaccio rústico con costra de hierbas y dijon o en el steak tartar en la versión de nuestra “chefa”, entre otros.

La decoración del restaurante es sencilla, en el que destaca las paredes blancas y la madera, pero transmite la fuerza de una bonita mezcla entre lo rural y lo moderno. Un coqueto huerto viste uno de los ventanales del local y lo verde, en cualquiera de sus formas, te lo encuentras en cada golpe de vista. Y el personal… parece que son los vecinos con los que te cruzas en el pueblo. Es como estar en casa.

Ticket medio: 25 – 30 euros. Menú diario entre 11’50 y 14 euros.

Barrio / Zona: Retiro

 

  1. Mama Campo

Mama Campo (c/ Trafalgar 22) es producto, artesanía, una vuelta a los orígenes, pero sobre todo son personas: agricultores y ganaderos que les hacen llegar a este colmado sus alimentos. Nacho Aparicio recorre la tienda contando cada una de las historias que tienen sus productos. Se las sabe todas. Él y David Ylleda estuvieron un año entendiendo el modelo de negocio que es ahora Mama Campo y eligiendo minuciosamente cada uno de los alimentos que venden. “Queríamos que el producto ecológico estuviera en la vida cotidiana de las personas y por eso creamos un supermercado” apunta Nacho. Éste también es el ‘almacén’ que provee el maravilloso restaurante que tienen justo al lado. Su jefe de cocina, Dani Larios, hace verdaderos manjares con productos ecológicos: crema de calabaza y naranja, menestra de verduras de temporada, arroz meloso de setas, carrillera de cerdo estofada con crema de patata y frutas confitadas. Una mezcla entre los sabores de la abuela y los del campo, pero huyendo del exceso de aceite y añadiendo un toque vanguardista a sus platos.

En breve abrirán un nuevo proyecto, justo al lado, en la propia plaza Olavide, que seguirá el concepto de Mama Campo pero que tendrá la forma de cantina. ¡Muchas ganas de conocerlo!

Ticket medio: 25 – 30 euros.

Barrio / Zona: Chamberí

 

 

Mama Campo
PUBLICIDAD



PUBLICIDAD