Valdepalacios, como en casa

Rodrigo Varona

Aunar lujo y calidez es más complicado de lo que parece. Por eso nos gusta tanto escaparnos a Valdepalacios. Bueno, y por lo bien que se come.

Relais & Châteaux y Michelin, entre otros, avalan el nivel de las instalaciones y el servicio de esta bonita propiedad de 27 habitaciones y gestión familiar en Oropesa (Toledo), a tan solo una hora y media de Madrid. Pero de verdad que todos esos premios no nos deslumbran. Sí, claro que sirven de guía y nos fiamos de ellos, pero lo verdaderamente impresionante es cuando todo aquel al que preguntas no te habla de eso, pero sí de lo majo que es el señor que te muestra la finca de 600 hectáreas con el jeep y acaba enseñándote las fotos de sus nietos, de lo bien que le han atendido en Tierra (1 estrella Michelin, 2 soles Repsol) la tropa de jóvenes chefs que salen a la sala para explicar con entusiasmo –y emplatar– lo que ellos mismos han cocinado, cómo hacía tiempo que no descansaban tan bien por la noche, o que no recordaban la última vez que fueron capaces de leerse de un tirón un libro acurrucados en el sofá junto a la chimenea. “Es mi segunda casa, mi refugio”, nos confesó un buen amigo, bon vivant donde los allá. Y sí, hay spa, y paseos a caballo, y muchas otras cosas, pero ya las irás descubriendo poco a poco. Porque volverás, ya lo creo que volverás… (valdepalacios.es). 

No tan ‘clásico’

En Tierra, josé carlos Fuentes lidera un dinámico equipo que en estas fechas presenta un menú repleto de guiños a la zona –caza, setas, quesos– pero sin renunciar a un punto extra de frescura y atrevimiento.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD