meneame

 

La empanada de Blancanieves

De todos los animales que salen haciendo o llevando comida en las películas de Disney, ninguno es más entrañable que los pajaritos que ayudan a Blancanieves a preparar su pastel de grosellas para el enanito Gruñón. Ellos extienden la harina con sus colas, hacen las decoraciones de la tarta y recortan los excesos de la masa con sus picos como si se tratasen de pequeños chefs.

El pan robado de Aladdin

Aladdin escala edificios, se desliza a través de una cuerda para tender la ropa, se disfraza de mujer y hace que su mono entretenga al personal. Y todo esto por un pan que ha robado para al final dárselo a dos niños hambrientos que están buscando comida entre la basura.

Los huevos fritos con bacon de Mulán

En su primer día de entrenamiento, el compañero fiel de Mulán, Mushu, le prepara unos huevos fritos con bacon (en forma de cara sonriente) y un bol avena antes de entrar al entrenamiento de alta intensidad de los soldados en el que ellos piensan que es un hombre. Nada refleja más como ser un buen y fiel amigo que servirla el desayuno en la cama.

La gran cantidad de té en Alicia en el País de las Maravillas

Cuando Alicia se tropieza en la fiesta del té con el Sombrerero Loco y el Conejo Blanco, se pregunta si están bebiendo algo que realmente no es té. Sumergen el reloj en azúcar, esparcen alocadamente sobre él mantequilla y mermelada y arrojan a sus tazas montañas de edulcorante brindando sin parar. Un mundo tan salvaje y surrealista como es el País de las Maravillas.

Los beignets fritos de la Princesa y la Rana

Todos estamos de acuerdo en que Nueva Orleans es una de las ciudades más emocionantes para comer la típica receta de los beignets fritos. Y Tiana sabe realmente bien hacer esta masa frita con azúcar glas cubriéndolos por encima. Algo que pone cada vez más fácil su sueño de abrir un restaurante.

Los espaguetis y las albóndigas de La Dama y El Vagabundo

Es fácilmente una de las escenas más románticas de la historia de las películas de Disney y la que más de esta misma. Cuando la Dama y el Vagabundo se sientan en una mesa al aire libre a la luz de las velas y el camarero pone delante de ambos un plato a compartir. Un plato de espaguetis recubierto de salsa de tomate con albóndigas en abundancia que comparten hasta el beso final.

El pastel de las hadas de la Bella Durmiente

Cuando las hadas se preparan para sorprender a la princesa Aurora en la fiesta de su cumpleaños deciden dejar a un lado sus varitas mágicas y prepararla con sus propias manos. Su desconocimiento a la hora de hacer el pastel da lugar a una amalgama de condimentos que quizá no le termine de convencer a Aurora…

Evitando la captura del nuevo emperador

Cuando Pacha se da cuenta de que está atrapado junto con Cuzco en un restaurante con sus enemigos, Pacha hace todo lo posible para que no les descubran y poder huir sin dejar rastro. Decide decirle a la camarera que es el cumpleaños de Yzma y mandarle una tarta sorpresa y un grupo de cantantes a su mesa para entretenerla mientras ellos huyen.

Comiendo insectos en el Rey León

Tras la muerte de su padre, Simba se escapa a las Tierras del Orgullo de África donde conoce a Pumba y Timón quiénes le enseñan el significado del ‘hakuna matata’. Así aprende a sobrevivir en este nuevo mundo, descansando sobre arbustos y alimentándose de bichos blandos y viscosos.

Sebastián escapa de la muerte

Cuando el chef Louis decide preparar una gran comida, Sebastián huye atemorizado en la para no ser visto por el cocinero, quién está cogiendo el pescado y metiéndolo en una olla hirviendo de agua con sal. Una jocosa persecución que se convierte en una de las escenas más divertidas de la película.

La fiesta de Bella y bestia

Una fiesta presentada por uno de los candelabros diciendo: “Es un orgullo y placer darle la bienvenida esta noche. Le invitamos a relajarse y disfrutar de la cena”. Un discurso al que le sigue el paraíso de los amantes de la comida, desde el souffléde queso, la sopa, el ragout de ternera hasta el pastel, el pudín y las fuentes de champán.