Las hamburguesas no son gourmet, son hamburguesas. Y te presentamos las 5 mejores

Cristina Romero

Para un buen fan de las hamburguesas, una hamburguesa es mucho más que un pedazo compacto de carne picada. Delante de él tiene una auténtica sinfonía encajada perfectamente, ante la cual su paladar babea como el del un niño ante una tableta de chocolate. Una hamburguesa es un baile perfecto, un libro con final feliz y un Oscar para Leonardo DiCaprio, es decir, una auténtica maravilla que afecta a todos los sentidos. No podemos negar la sencillez de sus ingredientes, ni tampoco la de su elaboración, pero es precisamente esa doble sencillez la que convierte cada bocado en una satisfacción plena, comparable con alcanzar el Everest o cruzar el Estrecho a nado. Bueno, quizá no tanto pero el estómago celebrará cada bocado como si acabase de ganar la Champions League.

Nosotros defendemos las clásicas, las modernas, las hamburguesas de pollo, las veganas, la salsa BBQ, el bacon poco hecho, muy hecho, crujiente y delicioso, nos posicionamos a favor del poco hecho, el muy hecho que saboreas hasta el carbón e incluso el pan de semillas, mollete y el clásico. Básicamente lo defendemos todo, porque no hay nada más sabroso que saber que tu hamburguesa combina con casi todo y, casi todo está bueno, sólo hay una cosa que no podemos defender: no querer comerte una porque hay una para cada público.

Con esta premisa en Tapas os queremos dar una pequeña selección con cinco restaurantes hamburgueseros que defenderemos a capa y espada por su buen gusto para elegir materia prima y su toque especial mezclando ingredientes. Porque está claro, hacer hamburguesas las sabe hacer cualquiera, pero hacer buenas hamburguesas las hacen (entre otros) estos cinco en Madrid.

Food Truck - No apto para cardiacos

En este local de Chueca se encuentran las Crónicas Carnívoras españolas mejor hechas del panorama. Como hemos comentado, hacer monstruosidades de hamburguesas enormes podría cualquiera, pero ninguno que conozcamos las hace como José. El dueño, en este su segundo local, ha aprovechado su experiencia americana para, con mucho cuidado por la materia prima y los tiempos de cocción, “gestar” auténticas moles sabrosas de carne que se deshacen en la boca. Tranquilos, además de hamburguesas de 500 gramos para delante, tienen tamaños “para toda la familia”. Atención especial a su pull porked cocinado durante horas y a su Rasta Burguer, de pull porked y carne de costilla deshuesada, que no la encontrarás igual en ningún otro sitio.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD