La reina de la cosm(ética)

Quería dedicarse a la belleza y no solo lo ha logrado, sino que además ha triunfado. Esta es la historia de Mathilde Thomas.

Fueron sus abuelos los que la enseñaron a valorar la riqueza de los antioxidantes de las plantas para el cuidado de la piel. Hoy, Mathilde Thomas, fundadora de Caudalíe junto a su marido, Bertrand, es toda una eminencia en el mundo de la belleza. Su firma, creada a partir de fórmulas a base de activos naturales y respetuosos con el medio ambiente, le ha permitido registrar una patente –junto con el doctor David Sinclair, de Harvard Medical School– gracias al resveratrol, presente en los sarmientos de la vid, y un complejo de ácidos hialurónicos micro. Una asociación que genera un aumento en la producción de ácido hialurónico y ayuda a tensar y redensificar la piel. “También hemos descubierto las propiedades antioxidantes de los polifenoles de las semillas de las uvas, así como el hecho de aplicarlas en la piel”, explica Mathilde. Descubrimientos que se han dado, según ella, gracias a “l’art de vivre” que transmite la región de Burdeos, la misma que le inspira día a día y hace que Caudalíe sea una firma única con una bonita tradición. Confiesa que le parece realmente difícil elegir su producto fetiche, pero está muy orgullosa del Vinoperfect Sérum Resplandor Antimanchas, de la Crema Sorbete Hidratante y del Agua de Belleza. Toma nota (caudalie.com).

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD