Helados que se derritieron con el paso del tiempo

Como dice Papa Topo, lo que más nos gusta del verano es poder tomar helado, es tan dulce y refrescante, sin él no hay nadie que aguante. Los hay de mil tipos y sabores – cada vez más raros como de curry, de paella o de fabada – pero los nostálgicos siempre recordaremos esos helados que comprabamos las tardes de verano para merendar en la piscina. ¿Te acuerdas de todos ellos? Muchos ya desaparecieron con el paso de los años. Hoy en Tapas Magazine nos ponemos nostálgicos y te recordamos aquellos helados de los que disfrutabas en tu infancia pero que hoy ya no podrías comprar porque no los siguen fabricando.

Mikobruja Era uno de los clásicos de la familia de los cilindros helados que se iban empujando desde el fondo conforme los ibas devorando. Sus hermanos Mikolápiz, Mikopete y Mikocola corrieron diferente suerte. El pelo de la terroriifica bruja era deliciosa nata y chocolate, ¿recuerdas?
PUBLICIDAD



PUBLICIDAD