Gazpacho contra salmorejo, pros y contras

Hace mucho que el invierno se fue y atrás dejamos las comidas pesadas como pucheros, lentejas o garbanzos, y también las sopas – que aunque muy reconfortantes – son un plato demasiado cálido para estos días en los que en casi todo el país alcanzamos los 40 °C. Sin embargo existen alternativas para estos meses de verano que nos encantan, como por ejemplo, las consideradas sopas frías y con tanto renombre en nuestro país – que incluso exportamos a otros países amantes de nuestra gastronomía – como son el gazpacho y el salmorejo. Sabemos que los dos tienen como base el tomate, pero ¿qué diferencias hay entre ellos? ¿Cuáles son sus pros y sus contras? Hoy te damos unas cuentas pistas y razones para que elijas cual se adapta mejor a ti y a tu dieta y disfrutes de estos alimentos tan fresquitos.

Gazpacho

– Es más nutritivo ya que cuenta con más ingredientes como pimientos, pepino, cebolla, zanahoria, etc.
– Es más refrescante ya que se le añade agua, a diferencia del salmorejo.
– Contiene menos calorías (unas 40 calorías por cada 100ml) ya que lleva menos pan y aceite que el salmorejo.
– Tiene un sabor más fuerte debido al pimiento.
– Es menos espeso que el salmorejo y es considerado más como una sopa fría.

Salmorejo

– Es más fácil y rápido de hacer ya que tiene menos ingredientes – tomate, ajo, aceite y pan.
– Es más espeso que el gazpacho y se le considera más como una crema que una sopa fría.
– Suele ir acompañado de jamón, huevo duro y aceite de oliva que se añaden al final, quedando en la superficie.
– Es menos refrescante porque no contiene agua en su realización.
– Contiene más calorías que el gazpacho.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD