Ensalada de calabaza, membrillo y espinacas

¿Un plato frío con estas temperaturas tan bajas? Sí, puede que sea mala idea, así que mejor hacerlo templado para que el estómago no se resienta y nuestro paladar no nos pida un trago (de lo que sea) ardiendo para conseguir entrar en calor.

La receta de hoy es una ensalada, perfecta para ir bajando los excesos de estas fiestas y volver a recuperar la cintura que teníamos hace sólo un mes. Te hemos prometido que sería templada y con los ingredientes que hemos elegido, así será.

Ingredientes:

  • La mitad de una calabaza pequeña.
  • 120g de membrillo.
  • 120g de espinacas.
  • 50g de avellanas peladas.
  • 1 cuña pequeña de queso azul.
  • 1 pimiento rojo pequeño.
  • Sal.
  • Aceite de oliva.
  • Vinagre de manzana.

Preparación:

Cortamos la calabaza en gajos no muy gruesos y la cocemos al vapor con una pizca de sal.

Picamos el membrillo y el queso azul en dados y el pimiento rojo en tiras, y reservamos.

En una sartén freímos el pimiento rojo con un poco de aceite, el justo para que nos quede crujiente.

Montamos el plato: ponemos una cama de espinacas sobre la cual asentaremos los gajos de calabaza, los dados de membrillo y queso azul, el pimiento en tiras y las avellanas peladas. Añadimos sal. Rociamos la ensalada con un chorrito de aceite y otro de vinagre de manzana.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD