Enemigos íntimos: botellín vs. lata

Ambos formatos contienen el mismo néctar con el que nos refrescamos, pero a la hora de la verdad, ¿cuál reina en tu nevera?

meneame
Compartir

MI PRIMERA VEZ

Existen pocos objetos en el mundo que puedan representar tan bien el valor de la tradición, el amor y la amistad como lo ha hecho la botella de vidrio desde su nacimiento. Y, si no, acuérdate de aquel romántico y sensual brindis con el que tu marido y tú os conocisteis en un bar hace ya más de a os O esa nal de C ampions ue por poco te pierdes si no llega a ser por ese gran cargamento de ‘litronas’ con el que apareció tu amigo por sorpresa… Todo (o casi todo) ha sido gracias a ella, a su envase 100% reciclable y reutilizable, a su neutralidad a la hora de alterar el contenido y a esa durabilidad para mantenerse fría una vez abierta y manoseada durante horas. Pero sobre todo, a su elegancia y tradición. Y si no, ¿por qué creéis que restaurantes y bares las eligen para protagonizar sus mesas y barras? Porque nadie puede resistirse a sus curvas ni tampoco a su brillo. Y mucho menos a su refrescante sabor original C rate en salud y apuesta por lo de siempre. El éxito estará más que asegurado.

EL ALUMINO TE HARÁ LIBRE

Sin ella, ¿qué se hubiera aplastado James Belushi en la frente para animar a su colega en ‘Desmadre a la americana’? ¿no sería anodino el cinturón de Duffman? ¿con qué hubiéramos acompañado esos ratos de indolencia juvenil sentados en el parque? La lata, más ligera y resistente, es sinónimo de nevera dominguera, de disfrute al aire libre, de camaradería -y desenfreno, claro- allá donde hay algo que celebrar o una pena que ahogar. Y el tradicional desdén que hacia ella sentían los ‘auténticos’ cerveceros está cambiando. ¿La prueba? La exigente tribu de la ‘craft beer’ ha empezado a abrazar el formato: protege por completo de la luz el néctar ambarino, preservando su vida y los aromas del lúpulo. ¡Y además se enfría más rápido! Ni siquiera se le puede acusar ya de infectarlo con sabores metálicos, como ocurría con la primera y rudimentaria lata creada por la Gottfried Kruegger re ing Co en en ic mond irginia a capa de polímero que recubre hoy su interior lo evita. Así que, ya sabes, ¡tira con brío de la anilla!