¿Cuánto tiempo puede estar cada tipo de queso en el frigorífico?

En función del tipo de queso que sea.

meneame
Compartir

En las instrucciones de los congeladores (y de algunos frigoríficos) se explica el
tiempo que pueden permanecer pescados, carnes y verduras refrigerados pero, ¿qué pasa cuando hablamos de quesos? Los más queseros saben que el mejor consejo que se puede dar es que nos comamos el queso tan pronto como lo compremos porque de esa manera estaremos seguros de que siempre estará fresco.

Pero, ¿y si quieres almacenar el queso para comerlo más adelante? Sin duda alguna, la opción más recomendable es comprar pequeñas cantidades de quesos con frecuencia pero para quien quiera hacer una compra a granel aquí tiene las indicaciones necesarias para mantenerlos en el frigorífico.

Has de saber que los quesos se dividen en tres categorías: quesos duros, semiduros y blandos, y cada uno de ellos tiene una vida de refrigerado distinta. Los quesos duros y añejos duran más tiempo en la nevera que ninguno. La mayoría de estos quesos pueden durar en el frigorífico entre cuatro y seis meses si se almacenan correctamente. Estos quesos suelen durar más porque, aunque el queso pierda toda la humedad, al ser duro y añejo tiene menos humedad que el resto por lo que se ven menos afectados.

Los quesos semiduros y semiblandos tienen una vida menor a causa de que más humedad en su interior. Su perdurabilidad, normalmente, es de entre dos y cuatro semanas. Por el contrario, los quesos blandos y menos maduros se dañan mucho más rápido que los duros y semiduros por lo que su vida muy, muy corta. ¡Cómetelos cuanto antes! Y ¿la mejor forma de guardarlos?: envueltos en un papel de pergamino transpirable o un trapo metido en una bolsita de plástico.