Costumbres en torno a una mesa: dime cómo comes y te diré de dónde eres

Si hay algo que, gastronómicamente hablando, suele caracterizar a un español en el extranjero ese es el jamón, la tortilla de patata y la paella.

meneame
Compartir

1Costumbres en torno a una mesa: dime cómo comes y te diré de dónde eres

Aunque la siesta se lleve todo esto por delante, bueno, mejor dicho, cualquier cosa. Porque, ¿alguna vez le has preguntado a un extranjero cómo definiría a un español? Probablemente te hable de fiesta, que parece ser que nos gusta más que al resto del planeta, de tapas, y, si es muy moderno, del vermut o las cañas de los domingos. Y tendrán razón. Pero también se dejarán muchas otras por el camino como, por ejemplo, que nos encanta una sobremesa más que a nada en el mundo. Porque conversamos, aprendemos, reímos, debatimos y ya que estamos, ayudamos a hacer la digestión a nuestro estómago gracias a un chupito de orujo o a un gin tonic. Eh, pero por aquello de bajar la comida.

Son muchas las costumbres que aquí tenemos en cuanto a estilo de vida y gastronomía. Sin embargo, tú, amigo español, ¿qué dirías de un japonés a la hora de sentarse a la mesa? ¿O de un mexicano? ¿O de alguien que vive en Georgia?

Wimdu, la mayor plataforma de alquiler de apartamentos privados, ha recorrido algunos de los países del mundo para analizar cuáles son las costumbres locales más habituales en la mesa. ¿Quieres sorprenderte? Sigue leyendo.

Las manos quietecitas en la mesa. Nada de irse a tu muslo de excursión o hacer manitas con tu pareja por debajo del mantel ya que en el país galo está muy mal visto. ¿Lo correcto? Si no se están utilizando los cubiertos, lo adecuado es dejar las manos apoyadas de forma visible. Y nada de poner los codos.

Atrás