chicas

He vuelto… con un negroni en cada mano

| 21 Abr 2015

p

y el recuerdo de unos tantos en el paladar. Get in my Belly no estaba muerto, andaba de parranda (nunca mejor dicho) y ahora vengo a vengarme del tiempo que he estado ‘desaparecida’ bebiéndome todo (lo bueno) que se me ponga enfrente.

A algunos de vosotros os suena este blog, es el mismo en el que hace algunos meses escribía mis aventuras y desventuras como mujer obsesionada con el mundo de la gastronomía y que como cualquier otro obsesivo compulsivo haría, así, de repente, decidí cerrar. Otros no tenéis ni idea de quién soy, lo cuál tiene más lógica que la opción anterior porque mis historias no solían ser un hitazo de visitas, para que nos vamos a engañar. Tan solo soy alguien a la que le gusta demasiado el comer y el beber. Que será eso a lo que se dedicará Get in my Belly de ahora en adelante… al beber. Las cosas del buen comer no se me han olvidado ni las he dejado de lado, de hecho en este nuevo espacio os daré mucho la brasa con ese tema porque es lo único que hago. Como todo el día, escribo sobre comida (en Tapas, ¿no lo habíais descifrado aún?), me gasto mi sueldo en comida y cuando ya estoy llena de tanto comer me dedico a leer sobre comida… y a pensar en ella, y a verla en la televisión. Así que no abandono mi pasión, lo que hago es dejar que otros con más experiencia y sabiduría hablen de ella, os recomiende los mejores sitios para comerla y ya de paso os dé una lección de literatura digna de estudio (como por ejemplo: Cuaderno Secreto de Bon Vivant) para dedicarme a contar todo lo que se mueve y se bebe alrededor del mundo de la cerveza, los vinos y los destilados.

w

Pero vamos por partes. No soy experta en vinos, ni en coctelería ni en cervezas. Ni de cerca. Así que no esperéis una cátedra en catas, aquí de lo que se va a hablar es de (mi libro) cosas sencillas y fáciles de entender pero que sorprendentemente nadie se ha tomado la molestia de contar con buen humor en un blog (Ouch. La palabra blog y blogger me duelen en lo más dentro de mi corazón, pero al que le quede el guante… ¿no?). Aquí vamos a hincharnos de Negronis y Dry Martinis, nos moveremos entre whiskys, ginebras y rones, vamos a irnos a cada uno de los bares de las ciudades que pise y nos beberemos el cocktail de la casa y digo “vamos” porque vendréis conmigo y pasaréis las resacas a mí lado. La de sí que me dan las resacas para descubrir que el estómago es sabio y saber que lo que bien entró ayer hoy se cura a base de Bloody Marys y micheladas. Investigaremos acerca de lo que es el ‘garrafón’ y si existe o es solo una leyenda urbana, nos iremos de cañas, de copas, de chupitos…. Yo, por vosotros y  por manteneros informados me lo bebo todo, así que brindo en vuestro honor y os doy la bienvenida al mundo  ‘TAPAS’. ¿Listos?