“El alcohol quita las ganas de comer”. ¿Qué hay de cierto en esta afirmación?

Cristina Romero

Este tema nos interesa y abre un debate entre quienes sienten una saciedad al beber que les evita tener que ingerir comida y quienes devoran la cocina entera cuando van un poco bebidos, así que vamos a recurrir a los expertos para que, de una vez por todas, nos saquen de dudas.

¿Quita o no el alcohol las ganas de comer? Es la pregunta que se hizo un equipo de científicos de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, Estados Unidos, como punto de partida de sus investigaciones en el estudio del vínculo existente entre alimentación y alcohol.

La primera reseña de estos investigadores tenía que ver con la relación existente entre alcohol y calorías, afirmando que beber mucho alcohol al día puede llegar a cubrir la ración necesaria de calorías al día. Algo que un experimento ratificó y descubrió otra realidad: cuando se bebe alcohol, se consumen menos alimentos y, por tanto, se pierde peso.

Aunque hasta ahora todos los estudios sobre el vínculo alimentación-alcohol han sido muy contradictorios, parece que la respuesta podría ser positiva. Eso sí, en todo momento los científicos se encargaron de destacar que este método no es el más conveniente para perder peso si ese fuera el objetivo.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD